La palabra fotografía viene de dos antiguas palabras Griegas: foto, para “luz,” y grafía, para “escritura.” “Escribiendo con la luz“, es una manera de describir la fotografía. Cuando una fotografía se realiza, iluminándola o con alguna otra forma de energía radiante, tal como los rayos X, se usa para registrar un cuadro de un objeto o la escena sobre una superficie sensible a la luz. Las fotografías tempranas se llamaron ilustraciones del sol, porque la luz del sol se usó para crear la imagen.

La humanidad ha sido un hacedor de imágenes por lo menos desde las pinturas de las cuevas de hace unos 20,000 años. Con la invención de la fotografía, una imagen realista que habría llevado horas a un artista diestro o días para realizarlas, podían registrarse con exacto detalle en una fracción de un segundo. Hoy, la fotografía ha llegado a ser uno de los poderosos medios de comunicación y un modo de expresión visual que toca la vida humana en muchas maneras. Por ejemplo, la fotografía ha llegado a ser popular como medio de cristalizar memorias.

La mayoría de los billones de fotografías tomadas hoy son registros casuales para documentar sucesos personales tales como vacaciones, cumpleaños, y bodas. Las fotografías se usan extensivamente por periódicos, revistas, libros, y la televisión para transmitir información y anunciar productos y servicios.

Las aplicaciones practicas de fotografía se encuentran en cada ser humano y haciendo mención  desde la astronomía, al diagnóstico médico,  al control de calidad industrial y  muchos casos más. La fotografía extiende la visión humana en el reino de objetos que son invisibles porque son demasiado pequeños o demasiado distantes, o los sucesos que ocurren demasiado rápido para que el ojo pueda detectar. Las fotografías pueden también ser objetos de arte que explora la condición humana y provee placer estético. Para millones de personas, la fotografía es una afición satisfactoria o una carrera premiada.

Entre otras muchas disciplinas de la fotografía, existe la “fotografía de naturaleza”, la cual es por la que yo me decanto y empleo horas y horas en ella.

El mundo de la fotografía de naturaleza ha cambiado dramáticamente desde tiempos atrás hasta la actualidad y para aquellos introducidos en la profesión desde hace más de una década, algunos de estos cambios son mucho más profundos de lo que nunca hubiéramos podido imaginar.

El repentino movimiento masivo hacia la captura digital ha sido asombroso y las ventajas que ofrece la nueva tecnología han hecho la actividad mucho más accesible.

Aunque las cámaras y objetivos con autoenfoque, junto con la mayor fiabilidad de los fotómetros, son de gran ayuda, es importante tener un buen entendimiento y respeto por los conocimientos básicos en fotografía, que son mucho mejor interiorizados simplemente apagando todos los automatismos y manejando el equipo con las funciones manuales. La experiencia viene con la practica, lo que significa que, con el tiempo, la parte técnica se realiza de forma instintiva y la única preocupación reside en decidir qué es lo siguiente a fotografiar.

Nobebedero hay dificultad alguna en pensar en el próximo motivo a fotografiar,pues las posibilidades en la naturaleza son interminables y únicamente limitadas por nuestra propia imaginación, improvisar un “comedero”en tu ventana, balcón o jardín os va a permitir después de varios días colocado, sacar imágenes de ese pajarito que busca su sustento (eso si, sin pasarte con el alimento y lógicamente lo que sea sin gluten).

 

Un buen punto de partida es empezar a buscar sujetos accesibles, quizás cercanos al lugar donde vivimos y que nos guste (Un zoo, un parque, un vivero etc.).

Chimpances (no me quieren)Tener reiterados encuentros con dichos sujetos significará que empezaremos a entender sus hábitos, costumbres y papel en el orden de la naturaleza. Sólo entonces lograremos las mejores y más memorables imágenes. El propósito debe ser, el de obtener una fotografía que trascienda el mero registro para un libro de identificación, obteniendo con esa pose, mirada, postura o comportamiento, el captar un sentimiento o un decir por parte del sujeto hacia el fotógrafo sin mediar palabra alguna.

 

En un mundo en el que un creciente porcentaje de la poblaciólobon se ha distanciado de la naturaleza, es apreciable, cómo el entendimiento de muchos fotógrafos sobre los tecnicismos de los nuevos equipos exceden a menudo a su conocimiento acerca de los seres vivos. Mis creencias son que en cada uno de nosotros yace una latente conexión con el mundo natural que, una vez despertada, raramente es olvidada o rechazada.

 

Ser un mejor naturalista es el primer paso para ser un mejor fotógrafo. Dados los retos que existen, relacionados con el estado actual de nuestro planeta, nunca ha sido mejor momento para los fotógrafos de naturaleza, pues debemos ser capaces de producir imágenes que inspiren a los demás y comuniquen la importancia y la belleza que nos rodea.

 

¿Cuál de mis fotografías es mi favorita? La que voy a hacer mañana.

Imogen Cunningham

2 Respuestas

  1. Antonio

    Hola, me parece muy buen artículo y bastante interesante

Agregar comentario