2 Respuestas

  1. Todas las fotografías en las que vemos chocar una gota contra un fluido y rebotar hacia el cielo, nos aporta (por lo menos en lo referente a mi persona) una quietud y un sosiego digno de dar por bien empleado el tiempo que invertimos en apreciar su movimiento.
    Al admirar esta fotografía concreta, no puedo por menos de, a la vez que experimento esta paz que he descrito antes, admirarme por su paleta de colores a la vez que saboreo la tranquilidad que de ella emana.
    Gracias Juan Antonio por la experiencia.

Agregar comentario