Contaminación lumínica y luz ambiental

La noche nos da muchas condiciones de luz y por tanto diferentes resultados en nuestro cielo nocturno, ya sea por la hora en la que se realiza la foto, las fases lunares, el clima, las luces de pueblos cercanos etc. Todo esto nos proporciona diferentes fotografías y tendremos que aprender a controlar para poder sacar mayor partido a la fotografía nocturna.

La luz ambiente, es la luz de la que normalmente se dispone en la imagen a sacar, puede ser natural (fases lunares y posición en la elíptica) o artificial (parásita de la ciudad cercana, la luz reflejada por las nubes). La fotografía nocturna está muy relacionada en composición y exposición por esta luz ambiente. La noche es cambiante, empieza con un color y termina con otro, es azul cuando hay luna llena y estrellada cuando la luna es nueva, se tiñe de rojo cerca de las ciudades y se hace imprevisible cuando hay nubes.

Vamos a hacer un recorrido por las diferentes situaciones de luz ambiental que nos vamos a encontrar en nuestras salidas nocturnas. Veremos dos ejemplos de luz ambiente, una luz ambiente artificial y otra natural.

1

Imagen-1.- Luz ambiente artificial

Ésta fotografía, es un ejemplo claro de luz ambiental artificial. Artificial porque la luz proviene de las farolas de las fábricas y alrededores del río, y de algo de luz que hemos aportado nosotros con una linterna al primer plano. Los datos de la toma son:Iso 100, 15mm, f8, 121 segundos

Aquí se puede observar que la luz ambiental era brutal, y se ajustaron los parámetros para obtener la imagen adecuada a la luz ambiente. Se utilizó un diafragma algo cerrado, porque estaba la luz de esa farola y queríamos que saliera algo estrellada, además de que utilizando un diafragma más abierto nos salía esa zona muy quemada. A mí lo que me gustó muchísimo de esta fotografía es el ambiente y los tonos que se obtuvieron, tened en cuenta la temperatura de color que había en la escena era una mezcla entre cálida y fría, y conviene tenerlo claro a la hora de ajustarla (de este tema, la temperatura de color, hablaremos más adelante).

Cuando hablamos de fotografía nocturna muchas veces oímos que hay que alejarse de las luces de la ciudad y buscar lugares donde escaseen estas luces ambientales artificiales. Pero utilizándola bien, la luz ambiental, no es necesario alejarse demasiado de la ciudad, incluso dentro de ella podemos localizar lugares que bien merecen ser fotografiados por la noche.

Para la luz ambiental natural utilizaremos esta fotografía nocturna, es una noche de luna llena, en la que su posición en la elíptica era idónea para utilizar su luz a modo de difusor nocturno.

2

Imagen-2.-Luz ambiental natural

Los datos exif son: Iso 400, 18mm, f5.6, 120 segundos

En este caso no se utilizó ninguna luz artificial de linterna. La luz que veis a la izquierda que es más cálida, es debido a una fábrica de cemento, pero no se considera luz ambiental, sino contaminación lumínica. La luz ambiental en esta fotografía es de la luna (natural) y se calcularon los parámetros para esta luz ambiental. Entre la luz de la luna y la luz residual de la fábrica le dio un toque a la toma.

Por otro lado, es importante diferenciar la luz ambiental de la contaminación lumínica, ya que esta no va a ser la luz con la que elegiremos los valores para la exposición de nuestra fotografía nocturna. Pero estos valores se verán reducidos dependiendo de la intensidad de la contaminación lumínica. Esta contaminación lumínica la podremos utilizar para que las nubes que aparecen en el cielo se tiñan de diferentes colores (dependiendo de la temperatura de color). Las nubes reflejan las luces parásitas artificiales de las ciudades y por ejemplo una noche muy cubierta puede llegar a apreciarse a centenares de kilómetros de una ciudad.

A continuación en la imagen “3” podéis observar cómo el cielo está casi completamente tapado por un manto de nubes y estas se han teñido de amarillo debido a las luces de un pueblo cercano.

3

Imagen-3.-Contaminación lumínica

Esta contaminación lumínica nos condicionó algo los valores de exposición, pero no todos a la hora de exponer correctamente la toma. En esta fotografía se utilizaron linternas frías y un gel rojo. A veces la contaminación lumínica se convierte en algo muy difícil de controlar. Resulta complicado encontrar un sitio donde el cielo no tenga ese tono rojizo característico de la contaminación. En ciudades más pequeñas es más fácil encontrar lugares limpios.

La siguiente toma, es sencilla, en la que la luna nos proporcionaba la luz ambiental, debido a su estado de llena, y la contaminación lumínica pintó las nubes de ese tono rojizo que tanto gusta.

Pensad las múltiples fotografías que os pueden crear las diferentes luces ambientales del momento, o un cielo con nubes, y que la contaminación lumínica tiña el cielo de colores y cree composiciones diferentes. Sobretodo recordad que la contaminación lumínica no será la luz con la que elegiremos los valores de la exposición.

4

Imagen -4.-Contaminación lumínica

En ésta imagen, vemos otro ejemplo de la contaminación lumínica que impregna las nubes de ese tono rojizo del pueblo cercano. Los datos de la toma son:– Iso 100, f5.6, 30 segundos, 11mm

No hay comentarios.

Agregar comentario