Fotografía a tu bebé

 Esos locos bajitos, que no paran, se mueven, miran, tocan, chillan, juegan, se ríen y lloran. Esos locos bajitos, maravillosos, maravillosos de fotografiar , también.

 Estás ante una de las situaciones más arriesgadas a las que tú o tu equipo fotográfico vais a enfrentaros. Verás tu integridad física y mental expuesta en cada momento, te arrastrarás por arenales entre palas y rastrillos amenazantes, tropezarás con piezas de lego, con muñecos gritones, dejarás tu cámara preciada encima de un trozo de galleta masticada, o en algún lugar de menos de metro veinte y…¡Zas!, al suelo.

Y justo cuando estés a punto de abandonar, cuando pienses “que lo haga otro”, o” ya le haré fotos con el móvil, no me arriesgo más”… Verás esa cara, esa emoción, ese gesto, esa mirada que nadie mejor que tú conoce, que nadie mejor que tú sabe inmortalizar, agarrarás tu cámara maltrecha y llena de galleta masticada, y retomarás este trabajo tan lleno de peligro como absolutamente fascinante y maravilloso que es fotografiar niños y niñas.

Y ya que arriesgas tu integridad física y la de esa preciosa cámara que tanto esfuerzo te costó obtener… Por lo menos que sea para obtener maravillosas imágenes de esas pequeñas, imaginativas, fascinantes almas que son los niños. Para ello, vamos con unos cuantos trucos y consejos para fotografiarlos con grandes resultados.

El retrato de niños puede considerarse una especialidad dentro del retrato, ya que no pueden fotografiarse como los adultos.

Hay que dejar que jueguen, e incluso jugar con ellos.

Una vez tomado confianza ,vamos a preparar el equipo.

Conviene dejar programado los ajustes de disparos que queremos utilizar, que serian los siguientes:

 .- Distancia focal: Para fotografiar al niño podemos optar por dos soluciones, una es utilizar rangos cortos entre los 18-55 para tomar fotografías a cortas distancias de los niños, en este caso serán conscientes de nuestra presencia y pueden incomodarlos que les fotografiemos. Otra opción es realizar las tomas con un tele corto, entre los 70-125 lo que nos permite tomar las fotos a una cierta distancia sin molestarlos en sus juegos.

Debemos de elegir una de las dos técnicas en función del carácter del niño, normalmente ya conocemos su carácter y comportamiento.

 .- Sensibilidad: Para fotografiar a los niños, podemos utilizar perfectamente sensibilidades entre 100 o 200 ISO ya que nos permitirá utilizar unas velocidades de obturación y de diafragma apropiadas.

 .- Velocidad de obturación: Dependiendo de la actividad que este realizando habrá que elegir la velocidad de obturación apropiada, en principio, el retrato de niños suele hacerse mientras juegan sentados, en el suelo o de forma tranquila, por lo que se pueden utilizar velocidades más lentas (1/60 s. O superior). Si por el contrario están realizando algún juego al aire libre hay que utilizar velocidades mas rápidas para poder congelar el momento, en un rango comprendido entre los 1/100 a 1/1000 dependiendo también del rango focal utilizado.

 .- Diafragma: Una vez elegida la velocidad de obturación, podemos elegir el diafragma que más nos interese en función de que deseemos que salga mas o menos enfocado el fondo. Si deseamos destacar a tu bebe por encima de todo podemos utilizar diafragmas abiertos para que el fondo salga desenfocado, es interesante sobre todo en retratos en primer plano o medio cuerpo. Pero teniendo en cuenta que al abrir el diafragma perdemos detalles en los rasgos faciales, aunque no son tan importantes en el retrato de niños, al carecer de arrugas e imperfecciones por el paso del tiempo.

Para fotografiarlo, intentando sacarlo en su actitud del juego utilizaremos diafragmas más cerrados para que se vea el contexto más nítido.

 .- Enfoque: Es conveniente que si el enfoque de nuestro objetivo es muy ruidoso utilicemos el enfoque manual para no distraer o atraer la vista del niño hacia la cámara con el ruido de enfoque.

 Ahora llega la hora de algunos consejos:

 1.- Paciencia

Esto es lo más importante cuando vamos a tomar fotos de pequeños, jamás harán caso de tus indicaciones, es recomendable relajarse y sacar muchas fotografías cuando se trata de niños más o menos grandes. En el caso de los bebés será mucho más fácil pero también se requiere de cierta paciencia y sobre todo, lograr el mejor ambiente posible para lograr las mejores tomas.

 2.- Tienes que moverte

La mejor posición para lograr una foto de un pequeño será siempre a la altura de sus ojos, por lo tanto, siempre será necesario agacharse y moverse constantemente. También es muy importante buscar siempre nuevos ángulos. Hay una cosa muy segura cuando vas a fotografiar a un niño: terminarás un poco sucio.

 3.- Configura tu cámara

Hay cuatro ajustes importantes para tomar en cuenta para lograr buenos resultados:

Configurar enfoque automático

Utilizar el modo de prioridad de apertura o que la apertura más abierta posible (menor número f)

Siempre utilizar una velocidad de obturador rápida

Enfocar siempre a los ojos o un punto cercano

 4.- Usa el modo ráfaga de tu cámara

Si tu cámara cuenta con modo de ráfaga no dudes en utilizarlo; los niños se mueven mucho y puedes hacer un seguimiento de un instante con este modo de captura. Es importante tomar en cuenta que al usar el modo de ráfaga se almacenan varias fotos, así que hay que tener cuidado de tener una tarjeta de repuesto a mano.

 5.- Olvida las poses

El intentar que un niño haga una pose logrará que te estreses demasiado, evita eso, mejor se paciente y déjalo que se desenvuelva en su ambiente. La expresión del niño saldrá mucho más natural y tu foto será mucho más interesante.

 6.- Utiliza objetos a tu favor

Los objetos o juguetes pueden ser un excelente aliado, puedes colocarlos en la lente de tu cámara o pedir la ayuda de alguien más para captar la atención del pequeño; esto es más recomendable en niños de 1 a 3 años.

Utiliza burbujas de jabón, esas nunca fallan. O también identifica sus juguetes favoritos.

 7.- Juega con ellos

Antes de fotografiar podrías involucrarte, participar en su ambiente un momento y lograr que ellos estén lo más cómodos posible, ni se darán cuenta cuando les tomes la fotografía y saldrá mucho más natural.

 8.- Evita usar el flash (especialmente en niños muy pequeños)

Los niños odian el flash, es un error muy común y que hay que evitar para fotografiar niños, intenta utilizar la máxima apertura que permita tu cámara y velocidades de obturación rápida. Si se trata de bebés lo mejor es adaptar el lugar para tomar una fotografía con luz natural.

Coloca al niño lo más cercano posible a una ventana, muchas veces esa luz es más que suficiente para lograr un gran retrato.

 Y eso es todo, espero que lo disfrutéis, compartáis y ante cualquier duda contactar conmigo sin dudarlo. Muchas gracias

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios.

Agregar comentario